sábado, 6 de junio de 2015

Un personaje

El peor personaje. No te engañes, no miente. Lo intenta con todas sus ganas, pero le es imposible. Son las reglas del juego, reglas que no estableció y que obedece. Tal vez no es tan así, quizás disfruta dar cumplimiento interno a las directrices; sobre mínimos hablamos, no máximo, nada de límites.
Insisto, nunca desvirtúa la verdad en su favor, pero escucha bien lo siguiente: desearías que la mentira poblara su boca y no lo sabes hasta que dejas de saberlo, pues el pasado es perspectiva y a quién le sirve la perspectiva que da el pasado. Es por amor al arte, eso de la revisión y el proceso.

Cuídate de lo que realmente es peligroso: su verdad.

Esa verdad es su verdad, es tu verdad. Es un mundo compartido que aparece a través de los sentidos y rellena el pozo séptico de tu cabeza. Búscale sentido a sus verdades, vamos, te reto a que lo hagas, quiero ver que lo intentes y disfrutar de tu viaje como un espectador.

Te daré una pista, y mejor te doy la respuesta: no puedes buscarle sentido a su verdad, es un truco. 

Su verdad da sentido.