lunes, 20 de octubre de 2014

Al final se trata siempre de lo mismo: explicar algo que no tiene palabras y que no debiese existir.